Casamanía Charallave C.A.  

Nota Técnica # 3:

¿Cuál es el disco para cortar tableros de Melamina?

 


Por definición ó bajo una  estricta observación del proceso, una acción de corte es básicamente una forma de crear astillas y polvo desde el punto de vista de la herramienta, es en ello que se concentra la acción, sea manual con un serrucho, sea electrica con una máquina. Esto quiere decir que las piezas de madera que obtenemos, desde el punto de vista del serrucho o de la máquina, son los desperdicios.

Si deseamos que estos desperdicios sean útiles, además de saber con antelación la medida correcta que deseamos lograr, también debemos de conocer a fondo el proceso de corte para que el mismo se haga de manera que logre la mínima cantidad de “daños colaterales”.

 

Analicemos el corte desde el punto de vista de la herramienta y así entender lo que sucede.

 

Cuando observamos el trabajo de los dientes sobre la madera o sobre el metal los vemos como pequeños cinceles que penetran y arrancan virutas, cada diente extrae un pedacito y dependiendo de la necesidad se crean discos con una determinada secuencia de diversos tipos de dientes, cada uno para una determinada función, al igual que un escultor o un ebanista logra con el uso de varias formas de cinceles o gubias, un compromiso entre el tamaño de la viruta a extraer (velocidad) y el acabado resultante.

Varios tipos de dientes se han creado y diversas secuencias en el perímetro de un disco se han experimentado.

Los tipos son: dientes con bisel izquierdo o derecho (C), dientes rectos (A&D), concavo (E), conico (H) y trapezoidal (B), cada diente según su forma permite mayor o menor velocidad de corte (limitada por la estabilidad del disco) y una determinada calidad de corte. Es de esta forma como se va produciendo el corte que obtenemos.

El tipo de disco apropiado para cortar tableros de Melamina tiene una configuración ó secuencia de dientes llamada trapezoidal recto (G), esta es la secuencia de dientes más estable para el corte de tableros acabados, en este tipo de secuencia se reparte la extracción de viruta de manera que el diente trapezoidal crea un canal inicial en el tablero con gran extracción de viruta (desbaste) que posteriormente es “rematado” por el diente recto el cual extrae poca cantidad de viruta (acabado), esta secuencia de desbaste y acabado repetido cientos de veces por minuto y para una velocidad de avance proporcional crea un determinado tamaño de viruta el cual se traduce finalmente en la calidad del acabado con la mínima potencia requerida.

La cantidad de 48 dientes es suficiente para que un disco de Ø10" sea capaz de lograr un excelente corte. Si usamos un disco de más dientes, por ejemplo Z=80 que son posibles para 10" de diámetro, lo que creamos es más polvo o una astilla más fina, esto implica un mejor acabado pero también significa que si hacemos más polvo por supuesto estamos realizando más trabajo y requeriremos de más potencia que se traduce en más calor que “drena” hacia el disco lo que no es deseable.

Si la potencia requerida no está disponible y aún percibiendo un buen corte cuando el disco es nuevo, con muy pocos metros lineales de corte se empezará a notar la variación en la velocidad del disco, producto del innecesario trabajo de crear polvo que es nuestro real desperdicio, acelerando el deterioro de los filos de corte, generandose ahora más calor y con ello la adhesión a la herramienta de restos de polvo junto a la lignina de la madera que se ha ablandado por la alta temperatura, este calor adicional generado reduce la rigidez del disco y se incrementa la posibilidad del alabeo (oscilaciones laterales) que terminarán en el astillado del acabado de Melamina.

Este alabeo no permite la función prevista para cada diente, la función se pierde porque es el alabeo quien caprichosamente posicionará los dientes fuera de “curso” en el momento de contacto con el tablero, similar a caminar sobre una linea recta bajo el efecto del alcohol, con cada paso que no se logra con precisión sobre la linea equivale a un potencial astillado en el acabado de Melamina.

 

Mientras más dientes más polvo, mientras más polvo más potencia y esta potencia se trasforma basicamente en calor  y, ¿adónde va ese calor?. Si cortamos madera que no es buena conductora de calor, todo el calor se lo lleva el disco de corte (aproximadamente el 30% de la potencia utilizada), el diente de Widia tiene 630 veces la conductividad térmica de la madera que luego pasa al disco de Acero (conductividad térmica 360 veces la de la madera). En el caso de corte de metales la proporción cambia: 20% del calor va al diente, 65% se lo lleva la viruta metálica y el 15% se lo lleva la pieza de metal que estamos cortando.

 

Para percibir en la práctica este tema del alabeo sugiero, cuando tenga la oportunidad, escuchar el sonido de una sierra durante el corte, si oye un cambio de sonido durante el corte, significa que hay un cambio en la frecuencia que percibimos (emisión del sonido), y ese cambio de frecuencia sólo significa un cambio de la velocidad de rotación del disco ó presencia de alabeo ó una combinación de ambos. Si el disco cambia de velocidad, que por supuesto la reduce, usted podrá anticipar la calidad del corte de la madera. Sobre este tema es oportuno mencionar lo siguiente:

  1. La relación de velocidad de corte y velocidad de avance se ha cambiado y no necesariamente es la óptima para un corte limpio.
  2. El disco es un sólido en movimiento rotatorio, esa rotación expande el  metal. El corte óptimo se logra cuando un disco de alta calidad rotando a la velocidad óptima está perfectamente plano, al variar su velocidad de rotación el disco se alabea tomando la forma de un plato llano (se exagera para explicar el efecto), se pierde la función prevista para cada tipo de diente.
  3. Otro de los problemas asociados a la frecuencia son los armónicos, y éstos sonidos representan las oscilaciones del disco plano que pasa de ser un plato llano a un plato hondo, incluso con posibilidad de tener varias crestas y valles como un espejo de agua cuando se le lanza una piedra.
  4. Cuando la sierra hace varios cortes, las puntas del disco se calientan. Con sólo 10 grados centígrados de diferencia entre el borde y el resto del disco es desastroso el resultado y la rigidez del disco baja considerablemete.

 

La estabilidad de la máquina es fundamental para obtener un corte óptimo:

  1. El equipo de corte no debe presentar vibraciones, muy difíciles de ser evitadas si es una máquina ingletadora portatil ó una sierra de mesa pequeña económica, tipo Hobby.
  2. Con una ingletadora es factible mejor corte porque la pieza está inmóvil, en una sierra de mesa es el disco el que está fijo y el tablero es el que se mueve bajo control o habilidad del usuario.
  3. Lo ideal es que el tablero esté inmóvil y sea el disco y sólo el disco de corte el que se mueva. Ya están disponibles sierras automáticas con avance del carro sierra con motores lineales magnéticos, parcialmente guiados por guías THK de precisión, un tren bala en su taller, con el motor fuera del carro de la sierra, la serie ZERO de Giben, ZERO motores a bordo del carro sierra. Estas son las innovaciones que surgen para dar un paso más hacia el ideal de mover tan sólo el disco de corte y lograr mayor estabilidad de corte, sin vibraciones. Ya están disponibles seccionadoras horizontales que cortan a más de 200m/min, muy silenciosas tan silenciosas que por motivos de seguridad estas sierras tienen una serie de LED a todo lo largo de la máquina, que en la fase de corte se iluminan de color rojo para que el operador perciba que la máquina está cortando.
  4. De manera manual es prácticamente imposible tener un corte continuo estable y sin interrupciones, salvo que sean piezas relativamente pequeñas que se cortan de tableros también relativamente pequeños. Por supuesto siempre que el operador logre determinar tras varios cortes con cual velocidad de avance logra un mejor corte y luego lograr repetirlo una y otra vez a pesar del cansancio.

 

Veamos la importancia del precorte, otro detalle que hay que tomar en cuenta y quizás el más relevante de todo lo comentado anteriormente.

Cuando el equipo de corte tiene un sólo disco, éste entra por una cara del tablero, hace un corte limpio en esa cara siempre que el disco esté bien afilado y sobresalga máximo un par de centímetros por encima del tablero, pero del lado de salida del disco y con tan sólo unos pocos metros de corte hechos por ese disco nuevo, ya la Melamina en el lado de salida prefiere ser arrancada por el diente antes de ser cortada limpiamente.

 

Esa limitación de corte con un sólo disco en tableros revestidos, sea con melamina sea con chapilla, se resolvió hace décadas con lo que se denomina precorte. Entiéndase por precorte a un canal que se hace en el lado de salida del disco principal de la sierra y es logrado automáticamente por un segundo disco con dientes cónicos (H) que a diferencia del disco principal gira en sentido contrario (mismo sentido del avance) para que la dirección de corte sea siempre (como es lógico) hacia adentro del tablero sin posibilidad de astillar la melamina.

Este disco de precorte se ajusta lateralmente y en altura para lograr que en la cara inferior de la melamina se forme un canal poco profundo (2 ó 3mm) y perfectamente alineado con el disco principal cuyo ancho en la superficie inferior del acabado sea aproximadamente 0,2mm mayor que el espesor del disco principal de corte. Esto tiene como consecuencia que el disco principal de corte en su salida por la cara inferior no tenga ningún tipo de contacto con la cara de acabado, pasando a 0,1mm de la melamina recién cortada por el precortador y sin posibilidad de astillar el acabado.

Estos precortadores ya son un standard en las máquinas escuadradoras profesionales y las seccionadoras verticales y horizontales.

Es conveniente tener en cuenta que para obtener cortes limpios la sierra requiere tener la suficiente potencia disponible, rigidez y estabilidad, ubicar la altura del disco de manera que los dientes sobresalgan entre 15 a 20 milímetros por encima del tablero, que la velocidad de avance sea constante y proporcional a la velocidad del disco y cantidad de dientes. Avanzar muy lentamente para lograr un corte limpio sólo llevará a un desgaste prematuro del filo del los dientes y muy pronto la presencia de astillados en los acabados de los tableros.

 

Esta función del precorte es posible de imitar con una sierra de mesa de un sólo disco haciendo cada corte en dos fases: 

FASE 1: Precorte, con el disco tan sólo sobresaliendo de la mesa un par de milímetros y haciendo avanzar la pieza en el mismo sentido de rotación de la sierra.

FASE 2: Corte, se eleva el disco tan sólo 15 a 20mm por encima del espesor del tablero (esto garantiza un corte limpio en la cara principal), y se hace el corte definitivo avanzando con la pieza en sentido contrario a la rotación de la sierra, conocido como sentido normal en un corte manual.

 

En resumen, son varios los factores conocidos que afectan un corte perfecto de un tablero de madera donde un acabado está presente en las caras, sea chapilla sea Melamina. He referido que esa perfección se podría lograr con una sierra de único disco debidamente instalada con los requerimientos antes mencionados, sólo  si tenemos un disco con el filo de una espada de Samurai y con la pericia del Samurai usándola. Analicemos la comparación entre un disco de Melamina y  una espada de Samurai.

 

Una espada de Samurai hecha por maestros metalúrgicos japoneses, que forjaban esa hoja con miles de golpes y dobleces y calentándolo y enfriándolo y más golpes, lograban un acero especial que creo que aún no se ha podido imitar en el ámbito industrial ó sencillamente no es rentable.

Imaginemos que las nuevas pastillas de widia ahora son mucho más fuertes y resistentes al desgaste, que logren mantener un filo por mas tiempo. Muy bien, ya tenemos la mitad del recurso listo, mientras esté presente el filo original,  la otra mitad es cómo se utiliza ó si se sabe usar ese disco o esa espada.

Si yo agarro una espada de Samurai y trato de cortar una patilla, le garantizo que hago un batido, pero si un Samurai le da la velocidad correcta y aplica la pericia que tiene rebanará la patilla fácilmente y con un corte limpio,  nada que ver con el batido que usted o yo podríamos hacer con esa espada, ¿cierto?

La única forma de lograr esta pericia de un Samurai es dejar en manos de equipos adelantados tecnológicamente para que hagan el trabajo de manera correcta y corte tras corte una y otra vez sin equivocarse.

 

En las principales ciudades de Venezuela está presente al menos una tienda Placacentro, que además de suministrar insumos para carpinteros también cuentan con los servicios necesarios para el maquinado de esos tableros. Otros centros de servicios también están presentes en otras cadenas madereras del país que disponen de la maquinaria apropiada para obtener cortes limpios de tableros revestidos.

Aprovechar estas facilidades le permitirán saber con antelación cuánto le cuesta el servicio requerido para su proyecto de muebles y compararlo con lo que le costaría en tiempo, calidad y dinero, hacerlo por su cuenta.

 Top