Casamanía Charallave C.A.

Nota Técnica # 2:

¿Qué medir y Cómo hacerlo?  


 

El Ing. Cicenia, de Casamanía Charallave, ha respondido la pregunta. 

 " Las medidas que se toman normalmente, no son suficientes. La tendencia es medir las paredes en el PERIMETRO porque se supone que todo está perfectamente a escuadra. Estas medidas sólo sirven para tener un estimado del espacio para una composición preliminar, pero para ubicar VOLUMENES (muebles) hay que tomar algunas medidas adicionales para verificar como quedan esos volúmenes a incluir en el ambiente que finalmente también es un VOLUMEN y no tan sólo un PLANO BIDIMENSIONAL que es lo recabado al medir una pared en su perímetro."

"Las medidas a nivel de pared sólo le sirven al pintor ó ceramiquero, ya que intervienen sólo en las caras de esas paredes y pisos."
"Imaginemos un Nicho, una pared larga con dos paredes a los lados."
"Los que trabajan con muebles de empotrar de pared a pared deben conocer la medida de una pared pero también la medida en la cara de los muebles que en esa pared se va a incluir, esto significa que medimos un VOLUMEN."
"Sea a 61cm de la pared física para los muebles inferiores, sea a 35 cm para los muebles superiores, siempre y cuando se pueda pegar los muebles a la pared completamente."
"Tomar estas medidas adentro y afuera, a nivel del fondo de los muebles y a nivel de las caras de los muebles, tampoco es suficiente,  ya que las paredes laterales de ese Nicho pueden estar torcidas y por lo tanto deben de tomarse las dimensiones de las diagonales de ese cuadro que formarán (en planta) los muebles y también las diagonales en el plano vertical, sea en las caras, sea en el fondo de los muebles."

"Lo deseable es tener las medidas horizontal, vertical y de profundidad de ese volúmen que nos dan para rellenar, incluyendo las diagonales para ver que tan torcido o no está todo ese espacio, sólo así podremos colocar muebles para rellenarlo y saber cómo se resuelven esas ondulaciones y esas uniones no paralelas a los muebles que quedan a la vista.

HORIZONTALES: Para hacer un plano de un espacio mida la distancia del perímetro horizontal de las paredes, a nivel del suelo, luego a nivel del tope, luego a nivel del piso de los muebles superiores y finalmente a nivel del techo de los muebles superiores.

VERTICALES: Las mismas medidas anteriores se requieren verticales, sea en la pared, sea alejándose de las paredes para coincidir al ras de los frentes, tanto en los muebles inferiores como en los superiores.

DIAGONALES: teniendo las medidas de las paredes en dos o más planos verticales y en varios planos horizontales, se requiere medir las diagonales entre algunos vértices de esos planos, sea en las caras de cada uno de los seis lados de ese paralelogramo, sea entre los vértices de dos planos perpendiculares. 

Como se observa en el dibujo de 6 caras se han destacado las medidas horizontales, verticales y diagonales de dos caras, y se requieren las medidas de los 6 lados.  ¿Serán muchas medidas y cuál será su utilidad? Obviamente, para medirlas el espacio tendría que estar vacío de muebles y con el revestimiento final.

Lo importante de las mediciones es que usted tenga a disposición las medidas mínimas necesarias, medidas con los instrumentos adecuados, que incluyen metro, reglas y níveles de gran longitud, para obtener un panorama del espacio donde ubicará su proyecto de muebles.

Con estas mediciones podrá detectar paredes o pisos irregulares y pudiera pedir al albañil que rellene o rebaje partes de las paredes para dejarla nivelada y a escuadra, si incluye remodelación.

Sea lo que sea que tengamos como sitio final de montaje de los muebles, tenemos que disponer de las soluciones de otras disciplinas para lograr un acabado perfecto. El ajuste entre un mueble y la pared no implica que deba resolverlo el que llega de último que es el Carpintero, me refiero a que no necesariamente deben utilizarse remates de madera para resolver ajustes de desniveles producidos por el albañil; el carpintero, como es el último que allí llega, debe tener conocimientos de las técnicas de drywall y del uso de molduras de poliestireno ó poliuretano, ya que pueden ayudarlo a dejar acabados perfectos en esa interfase albañil - carpintero sin que tenga que venir el albañil."

El Ing. Cicena explica con el siguiente ejemplo..."el pintor es quien da el acabado a una pared que hizo un albañil. Cuando se pinta una pared en un tono y el techo en otro tono, se destacan las irregularidades entre el techo y las paredes, ondulaciones, ó parte del techo que baja a la pared o parte de la pared que sube hacia el techo, en fin todo un desastre y el pintor lo que hace es acompañar esa esquina con los dos tonos de pintura. Cuando llega el cliente no estará para nada conforme, le echa la culpa al pintor, pero no es culpa suya sino del albañil, pero él es el último en salir de esa casa.
 
Las molduras de poliestireno son muy fáciles de instalar y como son perfectamente lineales y rectas al pegarlas a la unión techo-pared, ellas se niegan a acompañar las ondulaciones; estas molduras, junto con una cantidad de pega de relleno suficiente, al ser presionadas en esas esquinas, se vuelven hacia adelante buscando siempre la linea perfecta, tienen mucha memoria y siempre quedarán rectas aún si la pared y el techo están ondulados.
Las ondulaciones quedan automaticamente rellenadas con la pega especial, el exceso se remueve con los dedos húmedos y finalmente con un trapo húmedo. Cuando se seca todo, se pinta el techo de un color, la pared de otro color,  la moldura como quiera y todo se ve lineal, porque las molduras juegan con un efecto de luz y sombra mostrando todo lineal, que la vista no detecta aún si no todo está lineal.
En drywall hay perfiles y junto a las láminas de yeso, cintas de uniones, mastique de secado rápido y pintura, pueden servir para rellenar ese espacio entre los muebles y las paredes torcidas;  pintando ese remate del color de la pared se esconde la ondulación de la pared, por el contrario, si metemos un remate de madera de cedro lo que hacemos es mostrar la ondulación de la pared, resaltándola por el contraste entre el color de la madera y el color de la pared, además de todo el trabajo de rebajado que debe hacer el instalador."